Contact Us

Use the form on the right to contact us.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right. 

           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Consejos de TCA

Ni blanco, ni negro

Victoria Lozada

Balanza de cocina

Si mides cada gramo, pesas cada pieza de comida, lees todas las etiquetas de los productos, y no puedes dejar de pensar en comida, puede que el fanatismo sea una cuestión que analizar en tu vida.

Al llegar a extremos como estos, un estilo de vida ya no se puede catalogar como saludable, si no como obsesivo, e incluso, se puede llegar al punto de que se convierta en patológico. Si han leído la introducción de la viñeta de trastornos alimentarios de esta página, es posible que ya tengan una idea de qué me refiero con esto último.

Lo que pasa con estas conductas obsesivas, es que la sociedad moderna no lo ve como tal, no lo condena en absoluto. Incluso, las llega a aplaudir, reforzándolas más en la persona que las está padeciendo. No se ve como si fuera algo malo, la persona se siente apoyada, e incluso motivada a seguir con ese comportamiento. 

Como les mencionaba, la ortorexia es un trastorno de la conducta alimentaria, que cada vez se define mejor, y que como ya he explicado en el apartado de TCA, se basa en una obsesión con la calidad y calorías de las comidas, sin fijarse en cuánto se come realmente.

Este fanatismo no es compatible con un estilo de vida saludable. El hecho de aislarte, crear rituales, pensar 24/7 en calorías, NO es sano. Una cosa es ser disciplinado, constante y perseverante, y otra muy diferente, es tener alimentos prohibidos, obsesiones y miedo a los alimentos, hasta el punto de que interfieran con tu vida.

tarta

El evadir ir a un cumpleaños o reunión, no querer salir a comer, o criticar a otros por lo que comen, son indicios de que algo puede andar mal con tu alimentación, pero sobre todo con tu bienestar mental.

No existen alimentos buenos ni malos, no es bueno estancarse en un extremo y ver las cosas en blanco o negro, siempre el punto medio, el gris, es el mejor. Si llegas a tener este tipo de conductas en tu vida, es importantísimo que lo consultes con un profesional, no solo de la nutrición, para que conozca la importancia de alimentarte bien, si no también con un psicólogo. El equipo integral es lo que hará que mejores y puedas llegar a encontrar el equilibrio.