Contact Us

Use the form on the right to contact us.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right. 

           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Consejos de nutrición

Zumos Verdes for dummies

Victoria Lozada

Green shakes

Son las 7:00 am, suena tu despertador, y te levantas de la cama directamente a tomar agua con limón, seguido de un zumo verde lleno de nutrientes, para empezar el día como debe ser, y desintoxicarte de cualquier exceso que hayas podido cometer en estos días ¿Te suena?

Los populares green shakes, zumos verdes, o zumos detox (todos básicamente para lo mismo, aunque las connotaciones del último son las que menos me gustan) son una tendencia saludable que parece haber llegado para quedarse. Sin embargo, aunque en este artículo planeo aportar algunos beneficios que pueden tener, debo tomarme un momento para dejar ciertos detalles bien claros.

Un zumo verde no adelgaza, no quema grasa, tampoco desintoxica el cuerpo, y menos lo alcaliniza. Además, personalmente no los recomiendo como reemplazo de comida, al menos de que tengan todos los macronutrientes (y ni siquiera así me parecen tan útiles), o también en caso de que alguien prefiera tomar un alimento a comerlo (Yo prefiero masticar mil veces).

En el campo de la nutrición ningún extremo es saludable, y es importante personalizar todas las recomendaciones que se ofrecen. Debido a que esto es un artículo, y no un plan de alimentación, la personalización no es exactamente algo que puedo lograr aquí fácilmente (Es uno de los riesgos y desventajas de escribir recomendaciones generales).

Lo que si puedo decir, es que las personas que tienen hipotiroidismo, por ejemplo, son un grupo que debe tener cuidado con el consumo de este tipo de zumos. Al prepararlos se incluyen de forma cruda ciertas verduras que poseen sustancias bociogénicas. Estas impiden la absorción de yodo, y por ende entorpecen el funcionamiento correcto de la tiroides. Ejemplo de estos son el brócoli, la col rizada, las coles de Bruselas, el repollo, y el coliflor. Si bien es cierto que consumir verdura fresca es ideal, en esta situación lo mejor es cocinarlas, y consumirlas crudas solo de forma esporádica.

Así, se pueden dar cuenta de que cada consejo debe ir personalizado, y del riesgo que conlleva seguir recomendaciones generales al pie de la letra, sobre todo si están escritas por pseudo-científicos o gurús de la salud. Cada persona tiene necesidades y requerimientos diferentes, por lo que siempre promuevo la consulta con un nutricionista (Como en Centro Aleris ;) )

Smoothies

Ahora que sabemos esto, podemos discutir algunos beneficios que tienen los zumos verdes si se elaboran de forma correcta. Les traigo una especie de "Zumos verdes for dummies":

1- Un zumo verde no debe realizarse en un exprimidor o licuadora/batidora con separador de pulpa (en general ningún zumo). De esta forma sólo te estás quedando, en términos básicos, con agua y azúcar. Lo ideal para aprovechar bien los nutrientes es tomar toda la pulpa de la fruta, para poder así consumir también sus vitaminas.

2- Que no se te vaya de las manos la cantidad de fruta. La fruta es lo máximo y es un regalo de la naturaleza por todas sus propiedades y beneficios. Sin embargo, repito: ningún extremo en la nutrición es bueno. Lo "ideal" es que haya 1-2 frutas como máximo en el zumo y el resto sea verdura.

3- Úsalos de forma sabia. Hablando ya de mi experiencia personal, y lo que recomiendo en general a mis pacientes, consumir zumos verdes de forma diaria no es nada necesario. Incluso, pueden haber meses donde ni recuerdo que existen. La forma en la que los suelo incluir es si me siento pesada al levantarme por alguna comida hipercalórica/muy grasosa que haya comido la noche anterior, y quiero desayunar pero no algo sólido aún, o si me apetece empezar la mañana con algo refrescante/ligero antes del desayuno. Nunca sustituyo comida por zumo. Y no pretendo "limpiarme" por tomarlos tampoco.

4- Planifica. Si ya sabes que cierto día se te va a hacer difícil consumir fruta, pero sobre todo verdura, en tus comidas principales, entonces haz uso de un zumo verde para consumir más cantidad de verdura ese día.

5- Si no eres fan de las ensaladas, o verdura entera, o de sus texturas, esta puede ser una herramienta para disimular la textura o sabor que no logras consumir en otra presentación. Si este es tu caso, asegúrate de haber investigado y probado bien las distintas preparaciones de verdura, antes de decir que no te gustan, porque hay mucho más allá que ensaladas de lechuga y tomate. Hay un mundo de variedad vegetal, pero es importante usar la creatividad, y ponernos a inventar en la cocina, seguro que hay miles de sabores que te gustan y no lo sabes.

Por último, les dejaré una fórmula básica sobre la estructura ideal de un zumo verde:

- Verdura:  Aquí puedes mezclar cuanta verdura quieras, pero esta debe ser la base de tu zumo. Que al menos sean 2 verduras por fruta.

- Base líquida: Esto puede depender de tu preferencia por las consistencias, pero para que un zumo tenga consistencia líquida es esencial que lleve agua, agua de coco, leche normal o vegetal, e incluso hasta yogurt si quieres que sea más estilo smoothie.

- Fruta: Yo la recomiendo congelada para enfriar el zumo, pero realmente cualquiera sirve.

- Textura y sabor: Aquí depende. Puedes experimentar agregando desde tofu, hasta jengibre o cúrcuma. Te repito, hay un universo de combinaciones que puedes hacer.

Shakes

Eso sí, si no te gustan para nada los zumos verdes y comes verdura de cualquier otra forma, no dejes que la moda te atrape, y sigue con tu vida saludable, no hacen falta. Hasta aquí llega mi intervención, pero antes, les dejo un par de recetas de las combinaciones que más me gustan.

Zumo verde favorito: 1 puñado de espinacas + 1 o 2 hojas grandes de col rizada sin su tallo + 1/2 plátano congelado (banana) + 3-4 fresas congeladas + agua fría (o de coco cuando tengo) + 1 toquecito de jengibre + zumo de 1/2 limón.

Smoothie favorito: 1 plátano (banana) + 1/4 de taza de leche de soja o almendras + 1/4 de taza de agua + 1 cucharada de mantequilla de cacahuete + 1 cdita de cacao puro desgrasado + 1 cdita de canela.