Contact Us

Use the form on the right to contact us.

You can edit the text in this area, and change where the contact form on the right submits to, by entering edit mode using the modes on the bottom right. 

           

123 Street Avenue, City Town, 99999

(123) 555-6789

email@address.com

 

You can set your address, phone number, email and site description in the settings tab.
Link to read me page with more information.

Consejos de nutrición

Recuerda por qué empezaste

Victoria Lozada

_DSC5475-W.jpg

Mi ultimo post en instagram (mi red social favorita) fue el 26 de Febrero. He estado desaparecida desde entonces (aunque yendo y viniendo un poquito, por stories), pero no publicando, ni compartiendo información con ustedes, como solía hacer casi a diario.

Esta ausencia tiene una razón de ser (varias, de hecho). Muchas de los cuales desarrollaré aquí, y otras que no vienen al caso.

Me di cuenta de que estaba saturada, quemada, mi creatividad no fluía, no podía concentrarme bien, estaba irritable, con subidas y bajadas de ánimo sin sentido, y sobre todo, estaba harta de todo (incluso de mi trabajo, que tanto amo, y que me aportaba mucha satisfacción). Me encontraba agotada (y claro, todavía tengo mis momentos, creo que la estabilidad es una ilusión, como diría mi amiga Verónica de @purplerainnutrition), no quería hacer absolutamente nada que no fuera dormir, y básicamente dejar de pensar.

Fue ahí cuando noté que mi vida personal y relaciones empezaron a afectarse, y entendí que tenía que hacer un parón. Me había venido cargando de trabajo, sin conocer (o reconocer, más bien) mis límites, y porque básicamente no se decir que no.

Tengo, entre otras cosas, mucho miedo a no ser suficiente con lo que hago, a no lograr el éxito, y sobre todo, le tengo pánico al fracaso (gracias a mi psicóloga por ayudarme con esto jaja).

Me sentía con la necesidad de aceptar todo tipo de carga de trabajo que viniera, y eso, tanto a nivel psicológico, como social y físico, no es sostenible.

Estuve sin ánimos de hacer nada, mientras mi trabajo se acumulaba por no poder concentrarme bien. Lo que, por ende, me generaba más estrés, y me agobiaba por no poder ser "capaz" de llevar el trabajo al día. Estaba cansada de tener que cumplir con tantas cosas al mismo tiempo. Me perdí, y no me encontré a mi misma durante un tiempo.

Estaba harta de trabajar (Si, lo admito, y créanme que para mi, decir estas palabras tiene mucho peso moral).

Cuando empecé a divulgar, a trabajar en esto, y a compartir información con ustedes, lo hice porque me llenaba y me encantabapoder  ayudarlos de alguna forma a mejorar su salud, a entender mejor sus cuerpos, y a empoderarlos con conocimiento. Es muy gratificante para mi poder hacerlos entender mejor la nutrición, eliminar creencias irracionales, y lo más importante, a tener una relación sin obsesiones, saludable, coherente, y consciente con la alimentación.

Fue ahí cuando me dije: Recuerda por qué empezaste.

Se me habían olvidado cuales eran mis motivaciones principales, lo que me hizo empezar en aquel entonces. Había perdido el norte, y el enfoque en las cosas que realmente me importan, y que me llenan o hacen sentir completa, realizada.

Tomarme estos días, semanas, o meses sin estar en las redes, y quizá “descuidando” mi trabajo, me hicieron entender y ver desde otra perspectiva que no estaba haciendo esto ya por diversión o por vocación, si no que estaba yendo en automático.

Me convertí en un robot que “tenía que” postear a diario, escribir artículos, tomar fotos, hacer dietas, contestar correos, y no hacer otra cosa hasta poder tener todo al día. Y va a ser que no. Esto no es fácil de mantener en el tiempo, porque simplemente no podemos hacer todo, no podemos cumplir con todo el mundo, no podemos llegar a todos lados.

Cuando me di cuenta de esto, entendí que tenía que dejar algunas cosas, soltar, dejar a un lado mi ego y comprender que NO puedo con todo, que no soy perfecta, y que mi trabajo no debería representar una cosa más que tengo que hacer para salir del paso. Que si no me cuido yo, no puedo pretender saber cuidar ni a mis pacientes, porque no voy a encontrarme con la capacidad y energía para poder hacerlo bien.

Y es así como encontré, poquito a poco, fuerzas para empezar de nuevo. Cuidándome (sigo en ello ¿ok? Jaja, es un proceso, un camino, no una meta final). Y entendiendo que tengo que darme tiempo, escucharme, atenderme, y no dejarme de última en la lista de cosas que hacer.

Yo se que esto no me ha pasado a mi únicamente, y que muchas de ustedes sabrán identificarse conmigo. Por eso las invito a que mediante la introspección, y el desconectar (¿o re-conectar?), se encuentren. A que no se abandonen, a que sean fieles a sus necesidades, y sí poder ser valientes, y saber decir: no, cuando nos apetezca.

¿Han pasado por algo parecido? Y ya que estamos ¿cómo lo han manejado? (entre todas podemos aprender y crecer juntas). Y también quisiera saber qué les gustaría leer, aprender, etc., ya que empezaré a compartir contenido de manera frecuente ¿Qué les apetece?

Vamos con todo, gracias por leerme <3